Textos de Victoria Sendón de León · Raquel Barnatán · Pintora España, Pintura Española Contemporánea

CASTELLANO | ENGLISH

Estás en: Castellano » Varios » Textos de Victoria Sendón de León

Victoria Sendón de León es filósofa y escritora. Tiene publicados 4 libros directamente relacionados con el tema de las Diosas:

Textos de Victoria Sendon

La Diosa Fortuna · Pintora Estambul · Raquel Barnatán

La Diosa Fortuna

¿Por qué se representa ciega a la Diosa de la Fortuna? Entre el cielo y la tierra ella navega con su timón derramando bienes por todo el orbe, pero existe ese elemento perturbador. ¿Acaso derrama sus favores guiada por el azar? ¿O solamente son los elegidos quienes pueden disfrutar de sus dones?
En esta representación, la artista parece indicar que tanto los astros en el cielo estrellado y la tierra florida constituyen su ámbito propio, y en él todos los mortales.
Cuentan que Zeus niño quebró jugando uno de los cuernos de la cabra Amaltea que lo alimentaba. El dios, en compensación, decidió que quien encontrara el cuerno podría disfrutar de la abundancia de todo tipo de bienes. La cornucopia se representa desde entonces desbordante de frutos.
La vida -representada en la serpiente- es nuestro bien más preciado y en ella todos encontramos nuestro cuerno de la abundancia, porque la vida es abundancia, aunque a veces sólo vislumbremos escasez. Somos nosotros los que estamos ciegos. Esta representación de la Diosa invita, sin duda, al gozo de vivir.

Gaia y sus Diosas II · Pintora Estambul · Raquel Barnatán
Gaia y sus Diosas I · Pintora Estambul · Raquel Barnatán

Gaia y sus Diosas I y II

Después del Caos surgió Gaia, la Madre primordial. Luego fue Eros, que la impulsó a engendrar un mundo, el mundo: cielos, mares, montañas, bosques… Y entonces Gaia se unió al cielo, Urano, alumbrando a toda una generación de hijas e hijos divinos. Estas diosas de segunda generación son las que aparecen en el círculo mágico de la totalidad, en el útero sagrado de la Gran Madre; son las que rigen los ciclos y los ritmos, la vida y la muerte, el amor y el recuerdo, la generación de nuevos seres en una espiral de alegría cósmica.
 

La Diosa Kibele · Pintora Estambul · Raquel Barnatán

La Diosa Kibele

De las entrañas de Oriente, en los montes frigios, viajó hasta Occidente la Diosa negra, la Madre poderosa cuyo templo principal se asentaba sobre la colina vaticana dominando la ciudad de Roma.
Ella es tan antigua como nuestros sueños, tan oscura y azul como nuestros presagios, tan indescifrable como esos signos jeroglíficos que aguardan en el silencio a ser descifrados, porque su arcana sabiduría es infinita.
Ella es la piedra negra que adoran, sin saberlo, otros muchos pueblos.
Ella, Kibele, sigue viva en una oscura claridad que amanece.

La Diosa Alada

Diosa Alada · Pintora Estambul · Raquel Barnatán

Como las antiguas diosas-pájaro, Ella es la mensajera del misterio, la encarnación visible de un mundo invisible.
Luego, más tarde, cuando los seres alados figuraban ángeles o el Santo Espíritu, fue cuando ya habíamos olvidado su memoria.
Nunca hemos contemplado un ser alado con atributos femeninos. Siempre fueron los magos y sabios los que lucían el gorro frigio, pero en esta creación vemos ambas realidades unidas, porque Ella no sólo es Reina de la tierra y de los cielos, sino de la energía que anima todas las cosas: el Espíritu.
Vida, muerte y regeneración son propias del ciclo sacro que rige la Diosa, nuestra Diosa.

Danza Sagrada

Danza Sagrada · Pintora Estambul · Raquel Barnatán

Dudé sobre su identidad. ¿Bailarinas, sacerdotisas, diosas? Cretenses, seguro.
Esos cabellos rizados y libres como sus pechos, ese colorido en un contexto de 'jardín de delicias', esa tríada de mujeres... Pero sí, son sacerdotisas representantes de la Gran Madre, de la Diosa.
Los símbolos son precisos, incontestables. Los tallos de plantas opiáceas propios de los rituales sagrados; el colgante con la espiral de la vida; aquellas cabecitas que representan al pueblo expectante de sus sabios mensajes... Y, sobre todo, esa alegría de vivir que transmiten junto a un canto a la Naturaleza... No en vano, Creta fue llamada Macaronesos o isla de los bienaventurados. Como dijo un astronauta al ver la Tierra desde el espacio: “¿Qué ha sucedido para que este Paraíso lo convirtiéramos en un infierno?”

Volver

Subir

Mapa Web - Accesibilidad - Fotografía: Juan Cruz Ibañez, Jose Reina - Diseñador Web Diseño web profesional